B&B Acquachiara

Roccella Jonica, un pueblo (un poco) especial

Si, creemos de verdad que sea un pueblo un poco especial, un pueblo donde vale la pena pasar unas vacaciones o al menos un fin de semana. Seguidnos y esperamos convenceros.

A ver: somos un pueblo de mar, con más de 8 km de playa y un puerto turístico de casi 500 plazas de barcos y un muelle para los pescadores. Tenemos también un territorio que se alza hacia la montaña hasta llegar a 1100 metros de altura. Si amáis la montaña, a media hora en coche de Roccella encontrareis bosques maravillosos, ricos de vegetación y setas. Por ese motivo somos el pueblo más antiguo e importante del circulo micológico calabrés.

Tenemos una larga historia que empieza en la Edad Medieval, en el entrado 1800, el unico centro habitado a lo largo de los 250 km de costa entre Crotonone y Reggio Calabria.

Roccella de hecho, situada en una peña fortificada, a pocos centenares de metros del mar, era imperdible per sarracenos y barbaros, que abandonaron el territorio en el siglo diecinueve. No hacía falta que sus habitantes se trasladaran hasta las alturas del interno.

Durante vuestra estancia podéis visitar el imponente Castillo, sede de los señores feudales y los príncipes Carrafa durante más de tres siglos, hoy en vías de restauración. O podéis pasearos por las calles y callejuelas del centro histórico, ricos de iglesias y palacios de nobles. Pero no os engañéis, somos un pueblo moderno, que vive en el presente. A lo mejor sabéis que aquí celebramos desde hace 30 años uno de los festivales musicales más importantes de Italia, el Festival del Jazz “Rumori mediterranei”. A lo mejor lo sabéis, pero además del Festival del Jazz durante el año se celebran varios conciertos, espectáculos teatrales, muestras y convenciones que hacen que este pueblo sea un centro cultural seguro y respetuoso. A lo mejor lo sabéis que algunas producciones, ideadas y nacidas en Roccella, han dado la vuelta de Italia, como la famosa muestra su Boccioni pre-futurista del 1983, en el Museo Nacional del Palacio de Venecia en Roma, o los espectáculos teatrales invitados a la Biennale de Venecia.

 

Por cierto, no hay muchos pueblos que tengan 7000 habitantes con tantas estructuras de espectáculo: un gran Teatro descubierto de 3000 puestos, un Auditorio modernísimo de 700, un pequeño teatro de 80 y una espléndida sala de 200, sin contar naturalmente con el cine! ¿Queremos continuar?

 

Que sepáis que estamos, es verdad, en el Sud más desolado, pero también es verdad que aquí no falta nunca el agua, ni tan solo cuando en verano la población se triplica y cada uno se ducha como si no hubiese un mañana.  Que sepáis también que tenemos un sistema de alcantarillado de depuración que no tiene nada que envidiar con ningún otro en Italia e nos permite de tener un mar cristalino y de recibir desde hace 8 años un montón de reconocimientos prestigiosos como la Bandiera Blu de la Federación Europea de la Educación y Medioambiente y 4 velas de Legambientee y de Touring Club de Italia.

¿Y que podemos decir del paseo marítimo? Desde la extremidad sud del centro de 3 km y 700 metros de largo, y sin encontrar muchas casas, hasta el puerto, al lado de una pista ciclista, destinada continuar por otros 3 km hacia la costa de Caulonia. ¿Sabéis que también que somos uno de los primeros sitios en Italia entro los lugares de vacaciones mejores por la relación calidad-precio?

¿Aún no estáis convencidos que somos un sitio un poco especial? Añadimos entonces que si venís a vernos podréis escoger entre decenas de restaurantes, mesones, pizzerías, pubs, con menús para todos los gustos (desde los platos locales a la cocina internacional, desde el pescado recién pescado a la merluza secada al aire al bacalao cocinado de mil maneras) y los precios son para todos los bolsillos. En verano no hay un día sin que no haya una celebración o festival en el que participar, lleno de sabores y de sonidos. Podéis ir, si queréis, a una escuela di diving o de vela o visitar sitios arqueológicos de la zona o hacer excursiones en el Parque Nacional de Aspromonte.

 

¿Aún no estáis convencidos? Venid a Roccella y lo veréis por vosotros mismos, ¡incluso nuestra famosa hospitalidad!

Os esperamos.

Nota: para describir el pueblo non podía no escoger estas pocas frases de un documento de hace algunos años escrito por el señor Zito, persona y político al que debemos mucho y con el que hace unos años he tenido el honor de colaborar en tres de sus legislaturas como concejal de este pueblo.

Actualmente a Roccella ya no hay el cine. En compensación, El Festival de Jazz de Roccella celebra 40 años, el castillo ha sido restaurado y se mantienen puntualmente los reconocimientos y premios que he descrito arriba, las velas de Legambiente ahora son 5 y desde hace algunos años Roccella ha sido condecorada con la Bandera verde, dada por los pediatras, para identificar los sitios cuyas características corresponden a una mejor exigencia a la hora de llevar un niño a la playa y que tienen mayor seguridad.

 

 

Antonio Ursino.